top of page

Genealogía sucesoria

Testamentos

Herencias

Asesoramiento jurídico

¿Cuál es la diferencia entre un testamento y una herencia intestada?



La diferencia clave entre un testamento y una herencia intestada radica en la existencia o ausencia de un testamento válido. Un testamento es un documento legal en el que una persona (el testador) establece cómo desea que se distribuyan sus bienes después de su fallecimiento. En contraste, una herencia intestada ocurre cuando alguien fallece sin un testamento.


Cuando hay un testamento, el proceso de sucesión sigue las instrucciones establecidas en ese documento. Los bienes se distribuyen de acuerdo con las disposiciones del testamento. Esto significa que las decisiones sobre quién recibe qué activos son tomadas por el fallecido y se siguen sus deseos.


En una herencia intestada, la ley determina cómo se distribuirán los bienes del fallecido. Los activos se asignan siguiendo un conjunto predeterminado de reglas legales, generalmente basadas en la relación de parentesco, como cónyuges, hijos, padres, etc. No hay un testamento para guiar la distribución, por lo que se sigue un proceso legal estándar.


La importancia de esta diferencia radica en que, con un testamento, el fallecido tiene control total sobre la distribución de sus bienes, mientras que, en una herencia intestada, las decisiones se toman de acuerdo con la ley y pueden no reflejar necesariamente los deseos del difunto. Por lo tanto, es fundamental tener un testamento actualizado a su voluntad para garantizar que sus activos se distribuyan según sus preferencias.


Es importante consultar a un abogado de sucesiones para redactar un testamento válido y asegurarse de que sus deseos se cumplan. Si no existe un testamento y se produce una herencia intestada, el proceso puede ser más complicado y llevar más tiempo, lo que puede causar dificultades a los herederos.



30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page